¿Cómo llevar tus fotos a un nuevo nivel?

Con la tecnología, los smart phones, y las redes sociales nos convertimos cada vez más en seres visuales. Hoy más que nunca todo nos pasa por la vista y la fotografía ha tomado un rol preponderante en la sociedad. Con un smart phone e Instagram en la mano, todos nos hemos convertido en "fotógrafos en potencia", pero claro está que el hecho de sacar fotos ya sea con el celular o con una cámara profesional no nos hace fotógrafos, así como un lápiz común o uno caro y especial no hacen de uno un dibujante profesional. Después de todo, no es la herramienta lo que importa sino el saber utilizarla correctamente.

Tal vez disfrutes sacando fotos y todos a tu al rededor te digan que sos bueno en ello, pero como en cualquier otra disciplina no podemos descansar sólo en el talento que tengamos sino que debemos aprender a perfeccionarlo para explotar todo su potencial. Entonces ¿cómo podemos llevar nuestras fotos al siguiente nivel?

alt

1. Conocete.
Si querés ir un paso más allá como fotógrafo dejando de verlo como hobby y comenzando a verlo como profesión es fundamental que aprendas a conocerte, y para ello hay preguntas que debés hacerte para que lo que hacías de forma instintiva o intuitiva lo puedas hacer de forma racional e intencional:

¿Cuál es tu estilo? ¿Hay alguna constante o algún rasgo distintivo que une tus fotos? Por ejemplo, a algunos les encantan las imágenes con profundidad de campo y utilizan este recurso casi sin pensarlo en el 90% de sus fotos, otros se centran no tanto en la técnica sino en capturar detalles, y otros se distinguen por capturar siempre "el momento justo". Mirar tus fotos e identificar tu estilo y lo que te distingue de los demás es una gran herramienta, porque eso es lo que vas a vender y por eso es por lo que te van a elegir a vos por sobre los demás.

alt

¿Qué cosas disfrutás fotografiar? ¿Qué tipo de fotos hacen los fotógrafos que más te gustan? ¿En qué momentos que no tenés tu cámara encima lo lamentás? ¿Es en bodas y fiestas de cumpleaños, o cuando te vas de vacaciones y ves paisajes increíbles? Si querés hacer de la fotografía tu trabajo, es importante que conozcas en qué área o campo te querés desarrollar. Si bien todo fotógrafo ama la fotografía en general, siempre hay un área que nos apasiona más.

¿Cuáles son tus puntos fuertes y cuáles tus puntos débiles? Tal vez seas excelente componiendo una imagen que respete las reglas básicas de la fotografía pero no sepas cómo dirigir a tu modelo y por eso tus imágenes no tienen el impacto visual que deberían. Quizás seas muy bueno fotografiando de día pero no te sientas tan cómodo en la fotografía nocturna o de larga exposición, o quizá manejes muy bien la luz natural pero no tengas idea de cómo manejar las luces en un estudio. Tal vez como ocurre en muchos casos saques muy buenas fotos pero no sepas editarlas posteriormente y el resultado final no es el mejor. El conocer tus puntos fuentes te permitirá poder aprovecharlos, y el conocer tus puntos débiles te ayudará a saber en qué debés seguir capacitándote, lo cual nos lleva al punto siguiente.

2. Capacitate.
Como dije antes, el descubrir tus puntos débiles como fotógrafo debe conducirte a seguir aprendiendo. No te conformes con simplemente "probar", "hacer lo que podés", y que tus fotos queden más o menos. Estudiá, asistí a cursos y workshops, mirá tutoriales, leé artículos y nutrite todo lo posible de aquello en lo que debés mejorar, porque aunque al principio parezca que no terminás más de estudiar, al aprender y acumular conocimiento y herramientas, estás invirtiendo para aumentar la calidad de tus fotografías.

alt

3. Practicá.
La mejor forma de sacar mejores fotos es ¡sacando fotos! No te frustres si las cosas no te salen con facilidad, o si no lográs la foto ideal que habías imaginado en tu cabeza. Seguí practicando y no tengas miedo de seguir tu instinto porque, por experiencia, muchas veces las mejores fotos no son las que planeamos sino las que surgen cuando nos damos la libertad de practicar, probar cosas nuevas y experimentar.

alt

4. Inspirate.
El ver las fotos de otros también nos permite aprender, por ejemplo, al ver los encuadres que usan, las poses de los modelos, los momentos que capturan, el tipo de iluminación, el estilo de fotografía que utilizan, el styling, etc. Tal vez nos guste la iluminación de una foto, con el look de una modelo de otra foto, con la locación de otra y todo eso puede ser lo que nos inspire para nuestra próxima fotografía. Es fundamental no quedarnos sólo con nuestro trabajo sino mirar a otros fotógrafos porque eso nos permitirá inspirarnos de modo que surjan nuestras propias ideas.

alt

Así que si querés llevar tus fotos a un nuevo nivel tomate el tiempo de conocerte, nunca dejes de practicar y de aprender, y abrí bien los ojos, ¡nunca sabés de dónde puede venir tu inspiración!